La eliminación de estrías y cicatrices con micropigmentación es uno de los tratamientos más punteros y novedosos que existen actualmente para camuflar estas imperfecciones en la piel.

Aunque su uso no está muy extendido, se trata de uno de los más efectivos que existen en el mercado. Tapa la estría con maquillaje semipermanente del color natural de la piel de la paciente lo que la vuelve prácticamente imperceptible. Otra de las ventajas de este tratamiento es que se puede realizar en cualquier parte del cuerpo, tanto en estrías como en cicatrices.

La duración de la sesión varía según el tamaño de la zona que se tenga que tratar. Generalmente se realiza en dos visitas, la segunda dedicada al repaso y los retoques, con un espacio temporal de un mes entre ambas. El procedimiento es prácticamente indoloro, se realiza aplicando una crema anestésica en la  parte del cuerpo que se va a hacer.